Inicio > Nuestros expertos > ¿Debo proteger a todos mis pacientes del Síndrome de la Clase Turista? ¿Qué debo hacer?
29 junio, 2020

¿Debo proteger a todos mis pacientes del Síndrome de la Clase Turista? ¿Qué debo hacer?

Nuestros expertos

El Dr. Rodrigo Rial, Médico Especialista del Servicio de Angiología y Cirugía Vascular y Presidente del Capítulo de Flebología de la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular, nos lo aclara.

El Síndrome de la Clase Turista es la formación de una trombosis venosa profunda (TVP) atribuida a una inmovilidad prolongada por un viaje.

La forma más grave es la embolia de pulmón (EP). Es un término acuñado al comienzo de la década de los años ’90 del pasado siglo por una carta al editor del Lancet.  Se relacionaron una serie embolias de pulmón con gente que había realizado recientemente un viaje en avión. Los estudios epidemiológicos concluyeron que la mayoría, aunque no en todos, ocurrían en personas que habían viajado con un billete en turista, económico, de ahí el nombre en inglés “Economy Class Syndrome” y su traducción al español. 

Especialmente ocurre en los viajes en avión porque se dan varios de los factores predisponentes para la trombosis venosa: inmovilidad prolongada,  deshidratación,  cambios metabólicos por la baja presurización y relativa hipoxia de la cabina. Todos los factores, incluso la inmovilización, aunque sea más cómoda, ocurren en cualquier asiento del avión.  Actualmente sabemos que la denominación era por una cuestión estadística:  hay muchas más personas viajando en “turista” que en “Business”.

También en viajes en otros medios de transporte, por ejemplo en el coche, han sido descritos casos de trombosis venosa, pero son menos frecuentes. Las paradas y “estirar” las piernas se realizan con más frecuencia.

¿Cuáles son los síntomas y signos de alerta? 

El edema bilateral  de EEII al final de un viaje largo en avión ocurre con frecuencia, y suele ser bilateral simétrico,  y además cede después de un descanso con las extremidades elevadas. Esto no es Síndrome de Clase Turista. Debemos estar alerta ante un edema unilateral de inicio súbito en una paciente con antecedente de un viaje en avión de más de 3 o 4 horas; puede acompañarse de dolor o no. Otras veces los pacientes debutan con embolia de pulmón, manifestada por los síntomas más prevalentes:  disnea y dolor torácico.

¿Cuáles son los factores predisponentes?

Es extraordinario que una persona sana y sin factores de riesgo desarrolle una trombosis venosa por un viaje en avión. El síndrome de la clase turista es muy infrecuente, no hay que alarmarse. Cada día, millones de viajeros utilizan el avión con trayectos de más de 4 horas, (existe una relación directa entre el radio de vuelo y la incidencia) y se diagnostican muy pocos casos de trombosis venosa relacionada con los viajes.

En general las personas que desarrollan una trombosis venosa después de un viaje tienen una trombofilia genética o adquirida. Los factores de riesgo como de haber padecido antes una enfermedad tromboembólica venosa  (ETEV), TVP o EP, o estar con un cáncer activo, y más con quimioterapia, se encuentran entre los factores de riesgo principales. Tienen menos peso, pero son muy comunes, la toma de anticonceptivos orales, el embarazo, la edad avanzada, el hábito tabáquico y la obesidad.

¿En quién y qué profilaxis se debe aplicar?

En las personas que vayan a viajar en avión más de 3-4 horas y hayan tenido una TVP previa, cáncer, trombofilia genética o adquirida o cirugía mayor reciente, se les debe prescribir heparina de bajo peso molecular (HBPM) a dosis profilácticas. Estas son las indicaciones aceptadas de modo general por la mayoría de los autores.

El resto de los pacientes con riesgo (embarazo, obesidad, anticonceptivos, etc…) deben ser evaluados de forma cuidadosa, y en general NO se recomienda la HBPM de forma indiscriminada.  Se ha hablado mucho de la aspirina como prevención de este síndrome y de la trombosis venosa en general, pero NO hay ninguna evidencia de que este fármaco prevenga la trombosis venosa. El endotelio venoso no tiene las mismas características que el arterial. La indicación absoluta en la prevención secundaria en patología cardiovascular no puede ser trasladada a la profilaxis de la TVP. Tampoco los estudios Warfasa y Aspire sobre la utilización de dosis bajas de aspirina para evitar la recurrencia de la TVP, en los que se ha mostrado útil en determinados perfiles, pueden ser llevadas al campo de la prevención primaria de la ETEV.

En todos los casos debe recomendarse las medias elásticas de compresión normal o Clase II, en la mayoría de los casos por debajo de la rodilla. La terapia compresiva ha demostrado su utilidad en la prevención de las trombosis venosas  y deben utilizarse conjuntamente con la HBPM, si se ha indicado. Sólo se recomiendan como tratamiento único cuando no se pueden utilizar anticoagulantes.  Independientemente de la prevención son recomendables para todas las personas que tienen edema y “pesadez” de piernas al final de los viajes en avión, el denominado síndrome ortostático, que también se da en la Enfermedad Venosa Crónica. Proporcionan confortabilidad durante los vuelos.

La realización de movimientos con los tobillos y las articulaciones de las extremidades inferiores ayudan a que la sangre ascienda más eficazmente y deben realizarse independientemente de haber sido tratado con heparina y medias. Se debe beber la cantidad de líquido necesaria para mantener la correcta hidratación.

Recordemos:

  • Medias elásticas, ejercicio e hidratación  en todos los casos.
  • HBPM en pacientes con antecedentes de ETEV, cáncer y trombofilia genética o adquirida.

Fuentes:

 Voorhoeve R, Bruyninckx CMA,  Moyses C,  Economy class syndrome. Lancet. 1988;2(8619):1077.

Dalen JE. Economy class syndrome: too much flying or too much sitting?. Arch Intern Med. 2003;163(22):2674-2676. doi:10.1001/archinte.163.22.2674.

O’Keeffe DJ, Baglin TP. Travellers’ thrombosis and economy class syndrome: incidence, aetiology and prevention. Clin Lab Haematol. 2003;25(5):277-281. doi:10.1046/j.1365-2257.2003.00533.x

Watson HG, Baglin TP. Guidelines on travel-related venous thrombosis. Br J Haematol. 2011;152(1):31-34. doi:10.1111/j.1365-2141.2010.08408.x

© 2020 Laboratorios Cinfa 

Inicio > Nuestros expertos > ¿Debo proteger a todos mis pacientes del Síndrome de la Clase Turista? ¿Qué debo hacer?